Connect with us

Guapas

Entradas recientes

Citas de amor en 518565

Y se le acercó para hacerle fiestas y gestos agradables. Pero el niño, espantado, forcejeaba al acariciarlo la pobre mujer decrépita, llenando la casa con sus aullidos. Una vela chica, temblorosa en el horizonte, imitadora, en su pequeñez y aislamiento, de mi existencia irremediable, melodía monótona de la marejada, todo eso que piensa por mí, o yo por ello -ya que en la grandeza de la divagación el yo presto se pierde-; piensa, digo, pero musical y pintorescamente, sin argucias, sin silogismos, sin deducciones. Tales pensamientos, no obstante, ya salgan de mí, ya surjan de las cosas, presto cobran demasiada intensidad. La energía en el placer crea malestar y sufrimiento positivo. Y ahora la profundidad del cielo me consterna; me exaspera su limpidez.

Por eso contaré mi historia. Aunque nada me vea. Conocí a Laura en la cafetería de la universidad. Un día en que estaba sentada de forma muy extraña al borde del barandal del segundo piso de la escuela, me saludó y aproveché para acercarme a la suicida.

Tampoco la separación de un matrimonio da margen a tantos comentarios. Nadie se explicó el suceso, ni siquiera el mismo novio. Solo el confesor de Amelia tuvo la clave del enigma. Lo cierto es que aquellas amistades contaban ya tan larga fecha, que casi habían ascendido a institución. Diez años de noviazgo no son grano de anís. Vestida de blanco crespón, escotada apenas lo suficiente para acusar el arranque de los virginales hombros y del seno, que latía de emoción y placer; empolvado el bilioso pelo, donde se marchitaban capullos de rosa. Se escribieron desde el fecha siguiente, y vino esa época de ventaneo y seguimiento en la piso, que es como la alborada de semejantes amoríos. Los seis primeros abriles fueron encantadores.

El negocio de la prostitución se ha disparado con la crisis económica. Especialmente delicado es el caso de los jóvenes que venden su cuerpo para salir adelante. Hay que tener una formación», dice. Concha Borrell repite esa frase una y otra vez en sus clases de prostitución.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.