Connect with us

Guapas

Liberalismo y feminismo

Morbosa como te 317033

La realidad es que la respuesta depende de qué entendamos por feminismo. El liberalismo parte del principio de que todas las personas son sujetos éticos iguales, y por tanto las normas de convivencia generales deben de ser universales y simétricas. Es decir, las obligaciones y prohibiciones mediante las que se regula la convivencia en sociedad deben ser independientes del sexo, raza, religión u opinión de los sujetos a los que se aplican: toda norma ética que aplique a una persona o grupo debería aplicar por igual a toda persona o grupo. En resumen, el liberalismo se basa en la igualdad ante la ley, y por tanto es incompatible con que la ley discrimine entre mujeres y hombres. Esto sigue siendo cierto en muchos países del mundo. Y el liberalismo no sólo es compatible con esos esfuerzos, sino de hecho incompatible con la desigualdad jurídica entonces existente. No por casualidad, muchas de las históricas pensadoras feministas que defendían la igualdad moral y jurídica entre hombres y mujeres eran reconocidas liberales: es el caso, por ejemplo, de la inglesa Mary Wollstonecraft, la española Clara Campoamor o la estadounidense Martha Nussbaum. No busca alcanzar la igualdad de hombres y mujeres ante la ley, sino todo lo contrario: reclama privilegios legales para las mujeres.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.