Connect with us

Voluptuosas

David Guzik :: Cantar de los Cantares 4 – La Belleza del Amor Consumado

Citas descargar gratis dulce 982663

Versión al castellano: No consta. Versión digital: Wikisource en Español Esta edición: Marxists Internet Archive, septiembre de Hace cien años, un gran estadounidense, cuya simbólica sombra nos cobija hoy, firmó la Proclama de la emancipación. Este trascendental decreto significó como un gran rayo de luz y de esperanza para millones de esclavos negros, chamuscados en las llamas de una marchita injusticia. Llegó como un precioso amanecer al final de una larga noche de cautiverio.

En tiempos del rey Herodes y del emperador César Augusto, Dios cumplió las promesas hechas a Abraham y a su descendencia, enviando «a su Cachorro, nacido de mujer, nacido bajo la Ley, para rescatar a los que se hallaban bajo la Ley, y para que recibiéramos la filiación adoptiva» Ga 4, Pedro afirma que «bajo el cielo no se nos ha dado otro nombre que pueda salvarnos» Hch 4, Él es el Mesías esperado por Israel y enviado al mundo por el Artífice. Del nombre de Cristo nos viene el nombre de cristianos. Para acarrear a cabo nuestra salvación, el Cachorro de Dios se ha hecho «carne» Jn 1, 14 , haciéndose realmente hombre. La fe en la Alegoría es signo distintivo de la fe cristiana. Él, Hijo de Dios, «engendrado, no creado, de la misma género del Padre», se ha hecho realmente hombre, hermano nuestro, sin dejar con ello de ser Dios, nuestro Señor. Pero, también como hombre, el Cachorro de Dios tenía un conocimiento estrecho e inmediato de Dios su Artífice. En su vida terrena, el Cachorro de Dios ha querido humanamente lo que Él ha decidido divinamente adosado con el Padre y el Ánima Santo para nuestra salvación.

Quienes se dejan salvar por Él son liberados del pecado, de la entristecimiento, del vacío interior, del aislamiento. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría. En esta Exhortación quiero dirigirme a los fieles cristianos para invitarlos a una nueva etapa evangelizadora marcada por esa alegría, e indicar caminos para la marcha de la Basílica en los próximos años. Alegría que se renueva y se comunica 2. Los creyentes también corren ese albur, cierto y permanente. Muchos caen en él y se convierten en seres resentidos, quejosos, sin vida. Ésa no es la opción de una biografía digna y plena, ése no es el deseo de Dios para nosotros, ésa no es la vida en el Espíritu que brota del afectividad de Cristo resucitado. Invito a cada cristiano, en cualquier lugar y localización en que se encuentre, a actualizar ahora mismo su encuentro personal con Jesucristo o, al menos, a beber la decisión de dejarse encontrar por Él, de intentarlo cada día sin descanso. No hay razón para que alguien piense que esta invitación no es para él, porque «nadie queda excluido de la alegría reportada por el Señor» [1].

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.