Connect with us

Voluptuosas

Poetas celebran a la poesía

De piel suave calida 54058

He's a greedy man. He limps slightly on his right foot. She wore a dress with a train. I was standing in line for more than two hours. He has a good collection of modern paintings. Collective interests must be protected.

Esta mujer, fragmento en verdad milagroso, Lealmente robusta, divinamente esbelta, Nació para reinar en lechos suntuosos Y entretener los ocios de un príncipe o de un papa. Acerquémonos trémulos de su belleza en torno. El río esplendente De tu llanto se abisma en mi hondo corazón. Me embriaga tu mentira y se abreva mi ánima En la ola que en tus ojos el Dolor precipita. Cuando en el aire lanza su sonido burlador Ese mundo radiante de pedrería y metal Me sumerge en el éxtasis; yo amo con frenesí Las Cosas en que se une el bordoneo a la luz. Porque broten en esta oscura alcoba Los recuerdos dormidos en esa cabellera, La quiero actualidad agitar, cual si un pañuelo fuese. Tu albergas, mar de ébano, un deslumbrante sueño De velas, de remeros, de navíos, de llamas: Un rumoroso puerto donde mi alma bebiera A torrentes el ruido, el perfume, el color; Donde naos surcando el riqueza y el moaré, Abren inmensos brazos para estrechar la gloria De un puro cielo, donde vibre eterno acaloramiento. En tu calleja harías entrar, madama impura, Al universo entero. El fastidio te hace cruel.

Generar PDF de este artículo. Es inútil envejecer y no acumular desencantos. Blanca había conocido el éxito prematuramente. Durante años, recibió toda clase de reconocimientos y los periódicos celebraban su alcance, pero después de la gloria alcohol el olvido.

Audición a las reidoras golondrinas que pueblan mis susurros confesarte mi amor adonde gotea la llovizna. El lobo avisa su amor voraz. A mi casona llegas y bebes de mi jeta bien servida. Mis dedos te recorren pues se atreven. De golpe todo el cielo. Por las vías de un tren nocturno que a los astros parte, yo voy tras una estrella, si me miras. La rosa en mi costado dio su perfume, su ensangrentado aroma que me viste. Pasaron desde entonces muchas rosas, y vive aquella flor de mí salida, de mi infectada herida, siempre roja y siempre negra y llena ya de hormigas.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.